Un país dividido

231
  • Italiano
  • English
riforma

La presentación del nuevo Informe Svimez sobre la economía del Mezzogiorno (El Sur de Italia) nos devuelve, siete años después del inicio de la crisis, la imagen de un país “aún más dividido y desigual.” Si para el Centro-Norte, el 2015, ha hecho registrar algunos leves signos de recuperación, la disminución de la actividad de producción ha sido mucho más marcada en el Sur, con efectos negativos que aparecen “no sólo transitorios sino estructurales.” Es por esto que ya no se puede aplazar una estrategia política total, que coloque necesariamente al centro la cuestión del Sur, sin el cual difícilmente el país puede dedicarse concretamente a la recuperación. Está situación de desequilibrio norte-sur se refleja en consecuencia, también en el mercado laboral y en particular en la desigualdades generacionales y de sexos.

Para los jóvenes el empleo ha caído en Italia, entre el 2008 y el 2014, de más de 1 millón 900 mil (-27,7%). A nivel territorial los trabajadores entre 15 -34 años descienden al 31,9% en el Sur y del 26,0% en el Centro-Norte. La tendencia del desempleo es significativa: en el 2014, la tasa de desempleo de los jóvenes entre 15 y 24 años se elevó a nivel nacional al 43%, como resultado de una tasa del 56% en el Sur y del 35% de media para las regiones del Centro-Norte. Casi duplicados, respecto al 2008, también las tasas de desempleo de los jóvenes entre 25 y 34 años (31,2% en el Sur, y 12,9% en el Centro-Norte), un signo de la dificultad de acceso al mercado laboral también para los jóvenes más cualificados. En el Sur están, entonces, casi las dos terceras partes de los jóvenes que no estudian, que no trabajan y que no lo buscan, los Neet, que aumentaron en el 2014, en comparación con el 2008, de alrededor 712 mil unidades, alcanzando una cuota de 3 millones y 512 mil. De estos, casi 2 millones son mujeres (55,6%) y casi 2 millones se encuentran en el Sur. El dato más llamativo sigue siendo la de las mujeres jóvenes: entre 15 y 34 años son empleados en el Sur  sólo el 20,8%, más de 20 puntos por debajo del Centro-Norte y 30 menos que la media de la UE.

No es de extrañarnos, como mujeres de la Cisl repetimos desde hace tiempo que las jovenes, mujeres y personas del sur representa ahora el identikit del trabajo que falta en nuestro país, que refleja el hecho de que estamos de frente a un fenómeno que no es sólo generacional y de sexos, sino también de fuerte connotación territorial. El dato total del 2008-2014 de la ocupación femenina registró un ligero aumento en las regiones Centro-Norte, 13 mil unidades de más (+ 1,9%), mientras que registró una disminución sustancial en el Sur, 71 unidades menos (-3 , 2%). El aumento del empleo femenino en el Centro-Norte, por otra parte, se refiere únicamente al componente extranjero (+ 51,3%), en comparación con una disminución del italiano (-3,4%). La evolución del mercado del trabajo femenino configura después una mayor una emergencia “cualitativa” con un aumento de las posiciones poco cualificadas (+ 14%) y una disminución de alrededor del 10% de las intelectuales y técnicas. Esto es aún más problemático si nos fijamos en los niveles de educación de las mujeres, especialmente las del sur, que han crecido en los últimos años, que llegan a superar a los hombres por nueve puntos porcentuales.

Para nosotras, las mujeres de la Cisl, la cuestión crucial para el soporte y mantenimiento de las políticas de inclusión femenino del mercado laboral, no está sólo ligado, sin embrago, a la capacidad de adoptar planes eficaces para el desarrollo económico, sino también la capacidad para implementar instrumentos y medidas que favorecen tanto la entrada en el mundo del trabajo, como también y sobre todo la protección de su permanencia. El Desarrollo y el empleo, en particular de los jóvenes y de las mujeres quedán en el centro de la Cisl  y de la Coordinación Nacional de la Mujer, con la consciencia de que el desarrollo y el crecimiento de Italia pasan necesariamente también a través de la promoción y la valoración del trabajo de las mujeres y el respeto del principio de paridad e igualdad de oportunidades en el lugar de trabajo y en todos los sectores de la vida social y económica del país.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta