IMPUESTOS,PAGAMOS TAMBIÉN POR LOS ESPÍRITUS. Y MUCHO MÁS …

190
  • Italiano
  • English

Que Italia sea una República fundada … en referencia a los impuestos, ya nos habíamos dado cuenta de ello. Pero después de años de acoso, pensamos de haber encuadrado al “enemigo”, al menos a nivel formal. Además de la expresión “impuestos”, hemos aprendido otros vocabularios, como “sanciones”, “impuesto especiales”, “tributos”. Pero algunos de nosotros estamos conscientes de que tenemos que pagar incluso el “sobreimpuesto”, pero con una tipología que definimos como extraña ¿es un eufemismo? Sin embargo, así es.

Pagamos el recargo sobre los gases no condensables, los espíritus (entendidos como los derivados alcohólicos, y no como fantasmas …), en las cerillas, en las bolsas de plástico no biodegradables, en los aceites minerales como también en la cerveza.
En proporcionarnos los datos ha sido el último análisis realizado por el Centro de Estudio de la Cgia  de Mestre, la Asociación de Pequeñas Empresas de Artesanos Mestre, que colocó de manera definitiva por escrito los 100 impuestos que acompañan la vida de los ciudadanos italianos. La imagen que surge es deprimente. Debido a que en el ambiente Europeo tienen una carga tributaria mayor que la nuestra, solamente Finlandia y Bélgica, pero la calidad de los servicios prestados a sus propios ciudadanos en los dos países apenas mencionados, no es remotamente comparable a la italiana. Por el resto, los demás “presionan” menos de nosotros: Francia, Grecia, España, Alemania. Una bofetada a las familias, que pagan mucho (demasiado) para recibir en cambio siempre servicios cada vez más escasos.

Los impuestos que pesan más en los bolsillos de los ciudadanos italianos son dos y representan más de la mitad de los ingresos (el 53,1%): se llaman Irpef e IVA. El primero (Impuesto sobre la renta de las personas físicas) garantiza a las arcas del Estado más de 161 mil millones de euros (el 33,2% o un tercio de los ingresos) mientras que el segundo, alcanza casi a los 97 millones de euros (19,9% de los ingresos).

Para las empresas los impuestos que pesan más son el Ires (Impuesto sobre el ingreso de la empresa), que en el 2014 permitió al Tesoro el recaudar 31 mil millones de euros y el Irap (impuesto regional sobre las actividades productivas) que aseguró 30, 4 mil millones de ingresos (de los cuales 20,9 mil millones en relación con las empresas y el resto para las Administraciones Públicas).

“En el 2015 – hace hincapié Paolo Zabeo, coordinador de la oficina de Estudios CGIA – cada italiano pagará en promedio 8 mil euros de impuestos y tasas, cantidad que se eleva a casi 12 mil euros, teniendo en cuenta las contribuciones de la seguridad social. Y la serie historica indica que en los últimos 20 años, los ingresos fiscales per cápita aumentaron de 76 puntos porcentuales, mucho más respecto a la inflación que, en cambio, aumentó en un 47 por ciento”.
Concluye Zabeo: Es necesario y valioso, pero deberá proceder en paralelo con la mejoría del nivel de los servicios y de su calidad. En otras palabras, menos impuestos y más servicios: sólo de está manera el país podrá enganchar la recuperación y crecer en línea con aquellos de la Zona del Euro que, según las últimas previsiones de la Comisión Europea, viajará a un ritmo significativamente superior a aquel de Italia “.

Pero regresando a los 100 impuestos de los italianos, según la CGIA ¿cuáles son las curiosidades más importantes? 1. aquella más elevada: El Irpef; 2. aquella que pagamos todos los días: el IVA; 3. la más pagada por las empresas: el Ires; 4. la más odiada por las empresas: el Irap; 5. La más peculiar: aquellas aplicadas por las Regiones sobre las emisiones sonoras de los aeromóviles; 6. la más larga (como fraseología): impuesto sustituto para los empresarios y trabajadores autónomos régimen de ventaja y régimen tarifa subsidiada; 7. las más cortas (siglas excluidas): impuesto de matriculación; 8. el último gran impuesto introducido: la Tasi; 9. el más odiado por las familias (hasta el 2015): el Imu / Tasi; 10. El más extravagante: aquellas en las numeraciones y en el timbrado de los libros y registros contables. Este último pareciera un engaño: el impuesto en los libros donde se lleván a su vez las cuentas….de las tasas. Las cuales en su conjunto representan 8.000 de euros al año para cada uno de nosotros. En el 2014, el total de ingresos fiscales ha tocado la suma de 486,6 mil millones de euros, pagados por los ciudadanos; ¡es entonces razonable el esperar a cambio servicios decentes!

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta