EL SÍNODO ES MÁS FUERTE QUE LAS CONTROVERSIAS

255
  • Italiano
  • English
sinodo

El outing de Mons. Charamsa, la niña que parte la Hostia consagrada para darla a los padres separados, la carta “crítica” de los trece Cardenales, la noticia de la supuesta enfermedad del Papa. En el corto lapso de desarrollo del trabajo del Sínodo sobre la Familia, ha ocurrido de todo, sazonado con controversias, comentarios, guiones bajos, confirmaciones y desmentidas. Un ruido de fondo que podría distraer la atención de los padres sinodales del significado mismo de este evento, creando esa confusión “útil” para avergonzar al Pontífice. Al final de todo esto, nada de lo mismo se cumplió.

Para el Cardenal Peter Erdo, se puede sintetizar el balance del Sínodo en un “renovado liderazgo de las familias y de los laicos en la vida de la Iglesia.” En una extensa entrevista concedida a Radio Vaticana, el Cardenal que es el Presidente de la Comisión de los diez que redactó el Relatio finalis del Sínodo, habló de una mayor “comunión” entre los Obispos. Una confirmación del hecho de que la Iglesia no es europea, sino universal. Y un “gran convergencia acerca de puntos pastorales más importantes”.

“Durante estas semanas – explica el Card. Erdo a Radio Vaticano – se ha incrementado la experiencia de comunión entre nosotros. Animados por el Santo Padre y después de escuchar las opiniones y los testimonios de otros, nos convertimos nosotros mismos en mucho más abiertos y más responsables. La Iglesia no es de hecho europea, sino que somos verdaderamente universales. Ha crecido la unión y la convicción acerca de la universalidad de la Iglesia. Creo que ha sido confirmada una notable convergencia acerca de puntos muy importantes sobre la vida pastoral, acerca de la familia y también sobre la misión de las propias familias. Por ejemplo: se mencionó como una función central, aquella de la comunidad de las familias. Ciertamente, en el Concilio Vaticano II, se hizó hincapié también de la misión activa de los laicos en la Iglesia, pero ahora pareciera estar en acto un nuevo paso a seguir. ”

El Obispo de Parma, Enrico Solmi, en una entrevista con el Corriere della Sera, habló  de los “resultados concretos” del Sínodo, especificando que la noticia sobre la supuesta enfermedad del Papa, ha afectado “absolutamente en nada, al igual que otras escandalosas noticias  recientes. El clima ha sido tranquilo. Si la intención era molestarlo, esa torpe operación no funcionó “.

La Iglesia “se ha puesto en una actitud de escuchar sin prejuicios hacia la realidad de la vida  cotidiana, de sus problemas”. Sobre el tema de los gays, “He encontrado y sigo encontrando muchas personas con tendencias homosexuales que desean vivir juntos. Se necesita tener un gran respeto y su solicitud de derechos debe ser escuchada, ya que se trata de la dignidad de la persona, tal vez modificando adecuadamente el Código Civil. Pero no es un matrimonio. Es otra cosa”.

Resumiendo el recorrido sinodal, desencadenado con la preparación de aquel del 2014, por lo que, al menos en dos años de trabajo, sin embargo, todavía el card. Erdo, recuerda que “estaban, están y puede estar diferentes posiciones, diferentes acentos pastorales, incluso la formación teológica de todos nosotros puede ser diferente de la misma y única verdad católica, queremos decir … Pero – a diferencia de la impresión de que algunas noticias de los medios de comunicación que daban – siempre se contaba con un ambiente de hermandad. En lugar de esto, un intercambio de ideas, de propuestas y no de luchas o peleas.

En resumen, acoger y no rechazar, discutir y no pelear. El mensaje más profundo del Sínodo al final del mismo. Reafirmado por el Papa durante la Homilía de la Misa de clausura. Incluso hoy en día, los pastores de la Iglesia, se arriesgan está vez de “caer en una falsa fe’. Podemos caminar – dijo – con el pueblo de Dios, pero tenemos ya nuestra ruta de seguir, donde todo cae: sabemos dónde ir y cuánto tiempo darnos; todo el mundo debe respetar nuestros ritmos y cada inconveniente que nos molesta.

Corremos el riesgo de convertinos como aquellos “muchos” del Evangelio, que pierden la paciencia y acusan a los que dan fastidio o no está a la altura es descartado”. “Jesús – recordó Bergoglio – en cambio quiere incluir, sobre todo a aquellos apartados y que grita a Él.” “Aquellos, como Bartimeo, tienen fe, porque estar conscientes de la necesidad de salvación es la mejor manera de encontrar a Cristo.” El llamado de Francisco analiza las situaciones de miseria y de conflicto, que son para Dios, oportunidades de misericordia. Y hoy, el mensaje final, “es el tiempo de misericordia.”

Traducción a cargo de Adriana Montiel

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios