Contratación Ilegal, esclavitud y muerte

199
  • Italiano
donne

Una reflexión debe hacerse sobre las víctimas de la contratación ilegal en la agricultura, de la que se está hablando mucho en estos días y que, incluso en presencia de una ley que reconoce la verdadera naturaleza del delito, sigue floreciendo por todas partes, a lo largo de nuestros campos . Esta es la prueba de que no son suficientes las leyes  para cambiar las cosas, sino que se necesitan acciones sinérgicas, entre todas las partes interesadas para asegurar una concreta y correcta aplicación de la norma y fomentar la denuncia por parte de las víctimas de manera segura. De igual manera, el decreto legislativo 109 del 2012, de transposición de la Directiva 2009/52 /UE, relativa a la lucha contra el trabajo ilegal, por ejemplo, que concede la oportunidad para las víctimas de denunciar al empleador, rara vez se utiliza, ya que serviría a una mayor protección para las personas explotadas y la posibilidad de hacerse representar por las organizaciones sindicales.

Se necesitaría superar el concepto de que la contratación ilegal este presente sólo en el Sur, no obstante, también se encuentra en el Norte, donde se prefiere, a menudo, no hablar de ello. Entonces, así como se debe desmentir la leyenda de que la explotación y la esclavitud en la agricultura  afecta sólo a los trabajadores y las trabajadoras extranjeros.

De hecho se ha demostrado, a través de encuestas específicas, que en el Sur, por ejemplo, las víctimas de la contratación ilegal, son principalmente italianos, alrededor de 40.000 y en su mayoría son mujeres. Este aspecto que como Cisl señalamos, a través de los trabajos de elaboración del Plan Nacional contra la Trata, que se publicará en breve, pidiendo específicamente el alcance de la protección para nuestros compatriotas. En Puglia y Basilicata, el ejército de los explotados, trabajan nueve horas al día, bajo el sol caliente por 35 euros, sin incluir las agotadoras horas de viaje para llegar de un lugar a otro y de una provincia a la otra, hasta perder la vida, como ya ha ocurrido en varias ocasiones.

Es por las muertes, las cuales han centrado la atención, para está forma de esclavitud para nada nueva en nuestro país y que viven en un sistema de colusión entre cabos y algunos empresarios malvados que recurren a sus intermediaciones para ahorrar en los costos de mano de obra, y que se fortalece en los tiempos de crisis de empleo, como el que estamos viviendo en estos momentos.

Es tiempo de decir basta, es necesario que cada uno asuma sus propias responsabilidades, que cumpla con su deber, a partir del sindicato, para devolver la dignidad al trabajo, que es a su vez una fuente de dignidad y medio de redención para los trabajadores, y en especial para las trabajadoras que forman parte de una clase aún más débil y, que a menudo, pagan el precio por la falta de independencia económica. Como Coordinación Mujeres Cisl, desde hace tiempo que estamos comprometidas en dar mano fuerte contra las mujeres explotadas y discriminadas en los lugares de trabajo, ya sea a través de iniciativas promocionales o a través de acciones específicas, codificadas desde el año 2009, en nuestra “Plataforma sobre la prevención de la violencia contra las mujeres y los menores.”

Como Cisl, nuestra categoría, Fai Cisl, siempre ocupada en el campo, está llevando a cabo, junto con otros sindicatos en el sector como Cgil y Uil, un proyecto destinado a la creación de una “Red de trabajo agrícola de calidad”, en parte, transpuesto en la legislación 116/2014 donde la creación de una sala de control para identificar las medidas operativas, normativas, juridicas y sanciones legales con el fin de crear un Plan de acción contra la explotación de la mano de obra agrícola, el cual no puede ser pospuesto.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta