EL VIAJE DE UN PÁRROCO EN EL SÍNODO Entrevista a Don Saulo Scarabattoli, uno de los dos sacerdotes "simples" llamados por Francisco, para trabajar en referencia a la la familia

211
  • Italiano
  • English

“Ha sido un viaje maravilloso en tren, el de la Iglesia. El tren de Dios se mueve en la Historia “. Mons. Saulo Scarabattoli, es uno de los dos sacerdotes llamados por Papa Francisco, para participar en los trabajos del Sínodo sobre la Familia. Utiliza la metáfora de los carriles, para explicar lo que él sintió al participar en este momento histórico “desde el interior” y para comentar cómo se llevaron a cabo los trabajos. “Don Saulo”, como muchos lo llaman en Perugia y en Umbría, ha estado siempre muy atento a las cuestiones sobre la familia, con la promoción de cursos de preparación para el matrimonio, con una alta asistencia en los mismos. Cuando interris.it le pidió de responder a algunas preguntas, él no se contuvo.

Entonces, Don Saulo, ¿cómo ha sido este viaje?
“Una experiencia bellisima, llena de contenidos y reflexiones. Vea, el tren es la Iglesia, que recorre binarios seguros, representados por la doctrina. Pero si el tren no se detiene, se pierde la oportunidad de encontrar personas. De hecho, el Sínodo ha sido precisamente eso: detener el tren y bajar en medio de las personas, hablando con quienes viajan junto a nosotros en el largo camino de la vida. Escuchar las necesidades, las esperanzas, las decepciones, los miedos. Esto ha sido fundamental. La familia no es un concepto abstracto: existen aquellos que son felices, pero también aquellos en dificultad, incluso en la ruina. Necesitan de una palabra que los consuele, pero está puede llegar sólo deteniendonos en la estación y bajando del tren “.

Una bella imagen, Don Saulo. Pero el hecho es que las diferencias, a bordo de ese tren, son muchas. El número final de 1.400 enmiendas al texto para entregar al Santo Padre, es un testimonio tangible. ¿Más enfrentamientos o más encuentros, sobre cuales carrozas?
“Aquellas que usted define enmiendas, con una fórmula secular, nosotros las interpretamos como observaciones. El término con el cual se identifican es ‘modos’. Pero no podemos dejarnos engañar por los números: a menudo se trata de matices, relacionados con diferentes enfoques geográficos y antropológicos sobre  cuestiones de fondo que se comparten en sus aspectos fundamentales. Pongámoslo de esta manera: el Sínodo tiene un arquitecto, que es el Pontífice, luego están los ingenieros que certifican y controlan la sólidez, que son los teólogos. Después espera a los relatores mover las cosas, los muebles, organizarlos mejor. Pero son pequeños adornos de una construcción mucho más grande. Es sólo el resultado de la atención pastoral “. Una bofetada para los que hablan de disputas irreconciliables.

DON-SAURO-243x220

¿Como fue su experiencia como humilde sacerdote entre muchos Obispos?
“Nosotros los pastores, somos como los médicos de emergencia, que viven su vida al lado de los que sufren, todos los días, compartiendo penas y esperanzas. Estamos allí para elevar una sonrisa o una lágrima, sobre todo en ‘estar allí’. Por lo tanto, no existe ningún tipo de vergüenza por estar junto con nuestros obispos, a los que hemos traído el testimonio de lo que, precisamente, el vivir en las emergencias “.

 

Continuando con la metáfora del viaje, no me diga que dentro de ese tren no se sentía el clamor, que desde el exterior llegaba respecto a esto o aquel scoop o presunción tal que llenaba las páginas de los periódicos del mundo … ¿Cómo ha vivido este “vocerío” externo?
“Usted inmaginese nuestros pensamientos al interno, sintonizados en varias estaciones de radio. En el Canal 1 estaba Nuestro Señor, que conformaba el programa principal de compañia del Sínodo por completo. Luego estaban algunas estaciones de radio con voz ronca, de las cuales se percibía ruido. Simplemente no sintonizamos con estas, preferimos concentrarnos en otras, algunas de ellas silenciosas, pero que expresaban necesidades reales, daban voz a las muchas llamadas de ayuda. En aquellas el Sínodo estubo muy atento “.

En resumen, ¿este tren llamado Sínodo hacia dónde irá?

“Los binarios del tren son sólidos, el conductor experto es el Papa, el viaje lo ha diseñado el Padre Eterno. Estamos en buenas manos “.

Como conclusión, como no pensar de nuevo en las palabras de Papa Francisco: “Los tiempos cambian, incluso los cristianos deben, como quiere Jesús, ‘evaluar’ los tiempos y cambiar con ellos. Sin miedo, firmes en la “verdad”, de lo contrario, se cae en un “tranquilo conformismo” que de hecho, nos hace permanecer quietos”. Y el tren del Sínodo, que es cualquier cosa menos quieto, ha recorrido un largo camino, y lo seguirá haciendo.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta