Terrorismo
    al Arte

    325
    terrorismo ad arte

    El ISIS no niega su naturaleza bárbara. Estos islamistas de espíritu nazista, después de haberse manifestado con el horror de las decapitaciones en la televisión en vivo, ahora difunden vídeos que dan testimonio de la destrucción de las estatuas y de los bajorrelieves de la época asiria que se mantenían en el museo de Mosul. Justifican esta barbarie con el respeto del Corán recordando el gesto de Mahoma que destruyó los ídolos adorados por las tribus árabes de la época preislámica.

    Una bofetada a la civilización, a la historia, a las raíces del hombre. El Califato antes había destruido los muros de Nemrud, la puerta gigante de Nergal con los leones alados. Los milicianos negros han quemado miles de manuscritos raros, muchos de la cultura islámica, que estaban en la biblioteca de Mosul. Destrucciones que suenan como una cobarde defensa de esa ideología demasiado frágil para soportar la historia. Antes de ellos fueron los talibanes a destruir los Budas de Bayman en Afganistán, luego los Shabab en Somalia habiendo demolido las tumbas de los islámicos “justos”. Hace tres años en Tombuctú, los yihadistas de Ansar Dine demolieron las mezquitas construidas por los antiguos reyes de Malí. Los libros raros de la famosa biblioteca de Tombuctú se salvaron gracias a la población que los había escondido en sus casas.

    El dios del dinero aún más fuerte que Allah: muchos de los bajorrelieves de la antigua Nínive rasgados de las paredes con las sierras eléctricas han terminado en el mercado negro de las obras de arte junto con monedas y pequeñas estatuas, que se venden a través de contrabandistas complacientes en Turquía. Para obtener más ingresos las “bestias negras” del Califato han destruido la calle de las columnas de Palmira para recuperar los capiteles para que se puedan vender más fácilmente. Aquel arte “blasfemo” fue aprovechado por el Califato para financiar su guerra y sus horrores.

    Cómplices también los mercaderes europeos ilegales siempre dispuestos a hacer negocios incluso con objetos manchados de sangre y fruto de las tragedias de los demás. Pero no es todo. Toda la humanidad debe movilizarse para defender el patrimonio cultural de la humanidad. Es asi que en la mira del ISIS está la Esfinge de Giza, las pirámides, los retratos de Iside, y los maravillosos jeroglíficos con escenas de la vida cotidiana del antiguo Egipto. El grupo Ansar Bayt al Maqdis, afiliado al ISIS que opera en Egipto cortando cabezas y matando a los cristianos coptos, preparándose a imitar las milicias del Califato también en la destrucción de las obras de arte.

    El riesgo también evidente en Libia, donde el patrimonio arqueológico de la época romana, de Cirene a Sabrata a Leptis Magna, se ha conservado a lo largo de los años por el trabajo de tantas misiones arqueológicas italianas con la ayuda de los nativos, incluso después de la caída de Gadafi; y ahora corre el riesgo de ser desmantelado y terminar a la venta en el mercado negro. Y se piensa que el objetivo de conquistar Roma es destruir muchas obras de arte de nuestro país. No es una casualidad, en un último vídeo que se ve una amenaza para Roma, un Coliseo quemado donde se agita la bandera negra del ISIS.

    La abominación de hacer estragos a las obras de arte y a los libros no tiene nada que ver con la religión y la defensa del monoteísmo. Los salaf, los príncipes que sucedieron a Mahoma, y los califas del año mil no tenían estos excesos iconoclastas. Basta con ir al Museo de Topkapi, donde entre otras figuras pintadas hay muchas que representan Mahoma mismo incluso en compañía de Jesús. En todos estos siglos nadie las habia censurado o peor aun, desintegrado.

    Debemos tener cuidado y estar preparados para reaccionar. La destrucción de estos antiguos testimonios equivale a apagar nuestra memoria. Un Alzheimer cultural inducido a golpes de martillo y explosivo.

    Traducción a cargo de Renato Dávila

    Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

    No hay comentarios